Inicio > Responsable




La citada trama de corrupción, a cuyo esclarecimiento llevo dedicado desde el 7.11.1994, permite que el Gobierno utilice desde 1984 el BOE y la Administración del Estado como instrumentos para cometer una estafa que, a 09.06.2008, fecha de publicación de estas líneas, genera 350.000 euros diarios, afecta a 23 millones de clientes de las compañías eléctricas y lleva reportados a éstas al menos la mitad de los más de 7.500 millones de euros cobrados ilegalmente por el alquiler de los contadores de la luz.

Nota de 01.01.2016: A 31.12.2015, la cantidad cobrada ilegalmente superaba los 11.600 millones de euros

Mis dificultades para conseguir la tutela judicial efectiva, un derecho fundamental reconocido en el art. 24.1 de la Constitución, son debidas a que los autores de la estafa son el PSOE, que la planificó en 1984, y el PP, que la perfeccionó en 2001, y a que el primer eslabón de la cadena de corrupción que hace posible dicha estafa es, precisamente, el grupo clandestino Contact.

Aunque demostrar la falsedad de la denuncia interpuesta contra mí el 07.11.1994 por la multinacional suiza Landis & Gyr sólo me llevaría cinco minutos y aunque la estafa cometida desde 1984 por el Gobierno ha sido reconocida por el propio Gobierno en escrito de 9.03.07 al Congreso y es tan burda que ha sido detectada en 45 minutos por alumnos de primero de bachillerato de un Instituto de Sevilla con tan sólo dos de los cientos de documentos obrantes en la Audiencia Nacional, una Administración de Justicia controlada por el poder político ha provocado que los estafadores y sus cómplices continúen actuando impunemente y que mi decisión de negarme a participar en el grupo clandestino Contact y denunciar a éste ante los tribunales me lleve ocasionados hasta ahora los siguientes perjuicios:
    - Mi despido humillante de la filial española de la multinacional suiza Landis & Gyr mediante una denuncia falsa de su entonces director comercial, Félix Rivas Perales, al no haber surtido efecto el despiadado acoso moral al que la empresa me sometió para doblegarme.

    - La destrucción de mi buen nombre profesional, que unida a la edad que tenía cuando fui despedido (51 años) me imposibilitó volver a ejercer mi profesión.

    - 10.4 años de paro (desde el 07.11.1994 al 26.03.2005).

    - Desde el 01.05.1997 al 26.03.2005, mi único ingreso fue el correspondiente al subsidio de desempleo para mayores de 52 años (375,84 euros mensuales en 2005).
pág 2